Como hemos cambiado...

Hola!!

Pues sí, creo que ese es el título de una canción, "Cómo hemos cambiado..."
Aplicable a muchas cosas, más bien diría a infinitas, pero en este caso el cambio es para mi mesa de costura. La misma en la que estudié y que aún me acompaña. Una mesa con innumerables capas de pintura, tantas que algunos cajones rozan al abrir o cerrar. Podría lijarlos para evitar ese roce, pero es así como me gustan, como la vida, con sus cicatrices y sus vivencias...

Después de un tiempo de pensar en cambiarla, por el espacio que ocupa, lo pesada que es...bla bla bla, decidí renovarla.

Le comenté a mi marido que me cortara la mesa para empotrar la máquina dentro.
Y bueno, después de ver algún tutorial, se puso manos a la obra.



El recorte se veía un poco feo, la verdad, pero el hueco era lo suficientemente grande como para la máquina, tenía holgura suficiente para los cables y la rodillera.
Pensamos en una base de metacrilato fina que cubriera el resto de la mesa, y una vez que sacamos la plantilla del hueco...





Encajaba a las mil maravillas!!!!

Ya faltaba poco...




Ya está, ya está...uhhhh los nervios!!!
Un poco de cinta por aquí, y una limpieza por allá...


Y este es el resultado. Una mesa "nueva"en la que se cose divinamente y que desliza fenomenal.
Otro punto a favor, ya que me ayudará bastante en el acolchado.

No está terminada del todo, faltan unas cosas más que os iré poniendo en cuanto las tenga.

Eso sí, un merecido homenaje a los maridos "manitas", como el mío.



Espero que os haya gustado esta entrada.
Nos vemos pronto.

Como siempre, gracias.

Curso "caras en tela".

Hola!!!

El día 8 de Noviembre, hice un curso en muy interesante y que me pareció fascinante.

El sitio: El Telar de Ludy, en Villanueva de la Cañada; y la profesora que impartió el curso, Jacqueline Bahí. Yo había escuchado algo sobre la técnica, pero la verdad no la había prestado demasiada atención.

En cuanto Ludy me propuso hacer el curso, me puse a investigar un poco sobre el tema... y ya no tuve ninguna duda. Tenía que hacerlo.

Es un trabajo muy laborioso y de mucha paciencia.
Sobre una foto elegida, y unas telas acordes con la foto, ya sea en blanco y negro o en sepia, o en algunos casos en colores, se van posicionando las telas.



Empezamos dejando como base la tela más clara y superponiendo los siguientes tonos de color, hasta que terminamos por el más oscuro.
En mi caso, base blanca, gris claro, gris medio y negro. Siempre con cuatro telas.


Qué afanadas que se nos ve a todas!!! Muy muy concentradas,

La técnica: se recortan partes de la cara, se pegan con entretela a doble cara y se van planchando en cada una de las telas de cada color. Se vuelven a recortar dejando como base la más clara y se van posicionando las piezas por capas en su orden de tonalidad.




Aquí en la foto se puede apreciar un poco como se iba haciendo. Con mucha mucha paciencia, ¿verdad Conchi?, esa misma paciencia que a veces nos faltaba.

Hasta el final no se plancha. Luego le ponemos guata, trasera, y ...Tachaaaaaan!!!
El resultado final es espectacular.







Todas contentísimas con nuestras caras y es que no es para menos... merecida recompensa al trabajo.

Tengo que darle las gracias a Ludy, por cederme las fotos y como siempre por ese trato tan maravilloso que nos da a todas. A las compañeras de curso también porque lo pasamos genial.

Espero que os haya gustado.
Hasta pronto.

Y como siempre, gracias.


Encargos y regalos.



¡Hola!

Ha sido largo este período en el que no he hecho ninguna entrada, pero ya he vuelto. Después de un proceso de descanso mental y físico, ahora vuelvo con energías renovadas y otra vez en modo



Ya en otros posts os hablé de los encargos que a veces recibo. En este caso, os voy a mostrar dos de ellos. Se trata de dos cojines, los dos infantiles, y ha sido un verdadero placer hacerlos.

Para dos niñas, una de ellas, un pequeño torbellino. Preciosa, con esa carita de no romper un plato, y con ojos vivarachos que indican lo contrario.



Como comprenderéis, con este nombre, la niña tiene que tener personalidad, o no???

A la hora de la elección del tema, su madre me dijo que le gustaba todo, y me decidí por esta pequeña jungla dominada por las lianas de las que cuelga nuestro amigo el mono.





A todos los animales les puse ojos, algunos parecen asustados, y otros como la jirafa a la que dejé un poco estrábica (la pobre), quedó muy resultona y graciosa. 



El otro cojín era para un bebé que aún no había nacido. No sabía nada de cómo iba a ser su habitación, ni los colores que les gustaban a la mamá, ni nada. Pero mira por donde, alguien fue indagando e indagando, hasta contármelo. Desde aquí, graciasssssss.

Paula hizo lo que todos los bebés, poner el mundo patas arriba. Empiezan los miedos de madre primeriza, no quiero lazos..., ahora sí los quiero...
Decidido, dijo su madre, le voy a poner muchos lazos... jajajajajajaja (me río por el momento compartido, qué buenos ratos...)

Qué pena que no tenga fotos de estas dos niñas guapísimas para ponerlas a cada un al lado de su cojín (con el permiso de sus padres, claro).



Para el bebé, me parecía que tenía que ser algo más tranquilito, pero a la vez animado. Aquí se ve parte del proceso de montaje, al que voy añadiendo piezas, colores, etc. 








A sus madres, Rebeca y Tamara, os quiero mucho.
Y a las niñas, estas dos bellezas, que le den mucha guerra a sus mamás (seguro que ya lo hacen... jijiji, ya sabéis que de tal palo, tal astilla).
Espero que nos veamos pronto. Muchos besos a todas.


Hasta aquí el post de hoy, espero que os haya gustado. 
Como siempre...Gracias.

Ha nacido una estrella!!

Hola!!

Me encantan las estrellas, no sé por qué, pero para mi tienen algo especial. Un día, navegando por internet, encontré un canal de Youtube, en donde los tutoriales, son auténticas maravillas. Está en inglés, pero aún para las que no dominamos el idioma, se entiende perfectamente por sus explicaciones.

Se llama Missouri Star Quilt Company, y podéis visitarlo aquí.

De alli salió la idea de este quilt, esta Big Star...


No sé cual será vuestra opinión pero a mi me parece espectacular por sí sola.
A veces cuando me pongo a pensar en un quilt, me pongo a divagar...pero en este caso, no había duda.
No siempre una dispone de telas que vayan bien con los motivos del quilt, pero en esta ocasión, también tenía las telas...ya no faltaba nada más.




Es una pena que las fotos no tengan calidad, además no sé si podéis ver que el quilt tiene pies...sí, los de mis hijas en este caso sosteniéndolo.

Me sobraba bastante tela, y entonces decidí hacer la colcha reversible, también añadiendo otras que coordinaban perfectamente.






Era un regalo, y su dueño que quedó encantado, decidió colocarla en su habitación, con una decoración que encaja a la perfección.







Como se puede ver, el acolchado es libre en forma de meandros. 



Lástima las fotos, que deslucen mucho.

Si como dicen, el destino está escrito en las estrellas, ésta estrella, también tenía su destino.
Espero que su dueño la disfrute por muchos muchos años, y que sienta calor de hogar, porque está hecha con mucho mucho cariño.

Como siempre... gracias.
Hasta pronto.

Neceser

¡¡Hola de nuevo!!

Tarde de relax en el último día de la semana, para dedicarle un tiempo al blog.

En esta ocasión quiero enseñaros un neceser que he hecho para una amiga, con motivo de su cumpleaños.

Como me gustan tanto las telas japonesas, pensé en qué podía hacer con ellas...casi nada...verdad??. 


De este libro, en el que podemos encontrar auténticas maravillas, y el cual recomiendo a todas, salió el neceser.

Me gusta trabajar las telas japonesas, me gusta la textura, y los tonos apagados de su telas. Ando embarcada en el Mistery Quilt de Yoko Saito, voy por el bloque cuatro..., ya os iré enseñando en otra ocasión.

Este fué el resultado final,



Las flores, están hechas con los palillos de Apliquick, así practico un poco, y todo ello cosido a mano con puntada escondida y bordado.



La cremallera metálica, también colocada a mano, junto con el bies, y le añadí un charm que me pareció que acompañaba muy bien.


La etiqueta va cosida a punto de escapulario.


Los tallos con hilos Valdani en colores matizados.

Vale..., lo confieso..., el acolchado es a máquina..., sé que el resultado es otro cuando lo haces a mano, pero tengo una asignatura pendiente.
Me encantaría hacer un curso de acolchado a mano con cuchara con Paz Giral, a ver si en una de estas veces que viene por Madrid, puedo ir.

Espero que os guste.

Os deseo una buena semana. 
Hasta pronto.
Y como siempre...gracias